Example: stock market

23834 00 BuenUso RAE - Real Academia Española

Presentaci nLa norma, como el aire, se halla presente en todos los instantes de nuestra vida. Es un maestro de ceremonias virtual que va guiando la forma y la enjundia de to-das nuestras actividades, de nuestras relaciones, de nuestras afi ciones e incluso de nuestros sue os. No siempre la sabemos defi nir y muchas veces ignoramos de d nde nos llega, pero se ha instalado en nosotros mismos como un monitor donde ese maestro de ceremonias diferencia en dos tintas lo bueno de lo malo, lo bello de lo feo, lo justo de lo injusto, lo verdadero de lo Estos valores, sobre los que se fundamentaban las ciencias humanas de la tradici n ( tica, est tica, derecho, l gica), se han convertido en arquetipos mentales que ordenan nuestra forma de conocer y de pulsi n normativa alcanza asimismo los dominios tradicionales del lenguaje: la gram tica, la escritura, la pronunciaci n y el l xico.

Presentación y la Ortografía de la lengua española (2010).En el ámbito gramatical, la Nueva gramática de la lengua española (2009-2011), aunque esencialmente descriptiva, realizó numerosísimas aportaciones normativas de enorme interés para conocer

Information

Domain:

Source:

Link to this page:

Please notify us if you found a problem with this document:

Other abuse

Transcription of 23834 00 BuenUso RAE - Real Academia Española

1 Presentaci nLa norma, como el aire, se halla presente en todos los instantes de nuestra vida. Es un maestro de ceremonias virtual que va guiando la forma y la enjundia de to-das nuestras actividades, de nuestras relaciones, de nuestras afi ciones e incluso de nuestros sue os. No siempre la sabemos defi nir y muchas veces ignoramos de d nde nos llega, pero se ha instalado en nosotros mismos como un monitor donde ese maestro de ceremonias diferencia en dos tintas lo bueno de lo malo, lo bello de lo feo, lo justo de lo injusto, lo verdadero de lo Estos valores, sobre los que se fundamentaban las ciencias humanas de la tradici n ( tica, est tica, derecho, l gica), se han convertido en arquetipos mentales que ordenan nuestra forma de conocer y de pulsi n normativa alcanza asimismo los dominios tradicionales del lenguaje: la gram tica, la escritura, la pronunciaci n y el l xico.

2 De su aplicaci n a los hechos surgieron las nociones de correcci n/incorrecci n, de propiedad/impro-piedad, as como la de falta ortogr fi ca. La ling stica estructural y la generativis-ta, aunque abordaron el lenguaje desde una ptica no prescriptiva, no pudieron eludir el binarismo en su clasifi caci n de las construcciones sint cticas como gra-maticales o agramaticales. La preocupaci n social por el buen hablar y buen escribir del que hablaban los maestros cl sicos, a pesar de que pudo ser obviada durante decenios en las re-fl exiones de los ling istas, segu a ah como una monta a imperturbable. La mo-derna teor a del lenguaje la retoma. Nos muestra que comunicarse es adoptar un comportamiento social sujeto no solo a las reglas del c digo ling stico, sino tambi n a pautas sociales que intervienen en todos los aspectos de la comunica-ci n.

3 En virtud de estas convenciones nuestros mensajes pueden ser califi cados de adecuados o no adecuados, corteses o descorteses, coherentes o incoherentes, verdaderos o falsos, claros o confusos, oportunos o inoportunos, correctos o no Los principios y las m ximas a partir de los que comienza a construirse la pragm tica se asemejan a reglas de buena conducta comunicativa: coopera , di lo justo , di la verdad s relevante , s claro , s cort s .. El an lisis del discurso nos muestra que la construcci n de un texto nos exige articular sus par-tes sobre el valor de la coherencia. Las interacciones comunicativas se rigen por normas socioling sticas, culturales y conversacionales cuya violaci n puede pro-vocar quiebras en la comunicaci n m s graves que la transgresi n de una regla del c digo.

4 La Real Academia Espa ola y la Asociaci n de Academias de la Lengua Espa o-la nunca abandonaron su preocupaci n por la norma. Junto a los objetivos de XIV23/11/13 09:5123/11/13 09:51 XIV XVcudri ar las estructuras y variedades del espa ol, promover su desarrollo y fortalecer su unidad, mantienen intacto el mandato fundacional de fi jar las convenciones nor-mativas sobre las que se fundamenta la correcta expresi n. Desde su primera obra gramatical, se ha concedido especial relieve al papel de la ense anza en este proceso:La Academia solo pretende en esta Gram tica instruir nues-tra Juventud con los principios de su lengua, para que habl ndola con propiedad y correcci n, se prepare usarla con dignidad y elocuencia.

5 (RAE, Gram tica de la lengua castellana, 1771, Dedicatoria ).Durante los ltimos a os las academias intensifi caron esfuerzos por conocer el grado de vitalidad y de aceptaci n de voces, expresiones, construcciones y graf as a lo largo y ancho del mundo hisp nico. Esta aproximaci n sigui una metodolo-g a emp rica, fundamentada en el testimonio de los corpus. Se adopt asimismo un concepto menos monol tico de la norma, pues el lenguaje es una instituci n social, hist rica y, por lo tanto, mudable. Lleva en su gen tica el cromosoma del cambio y, en consonancia con las transformaciones que experimenta, se modifi -can tambi n los modelos normativos. El uso es lo que determina el sentido de esta evoluci n.

6 Horacio le atribu a el valor de rbitro, de juez y de norma en una expre-si n lapidaria: si uolet usus (Ars poetica, 71). Lo que hoy se percibe como extra- o, irregular o an malo puede convertirse en la norma de ma ana. As lo ense a la experiencia: las palabras del lat n vulgar que el Appendix Probi juzgaba como in-correctas fueron las que triunfaron en las lenguas romances. La investigaci n acad mica abandon hace ya tiempo la vetusta idea de la nor-ma nica. La raz n es simple. La percepci n de los usos correctos var a no solo de acuerdo con el tiempo, sino tambi n en paralelismo con otros par metros como la distribuci n geogr fi ca, los niveles de lengua, las situaciones, los g neros Desde esta ptica, las academias, embarcadas en la defensa de la cohesi n pan-hisp nica, realizaron unidas en los ltimos tiempos importantes aportaciones al conocimiento y difusi n de la norma del espa ol.

7 Crearon departamentos de estu-dio, servicios de consultas (ahora tambi n en la red) que no solo obtuvieron un gran seguimiento por parte de los ciudadanos, sino que vienen siendo un efi caz observatorio de problemas e innovaciones que se producen en la lengua. Editaron obras de referencia en este dominio: el Diccionario panhisp nico de dudas (2005) XV26/11/13 12:1826/11/13 12:18 Presentaci ny la Ortograf a de la lengua espa ola (2010). En el mbito gramatical, la Nueva gram tica de la lengua espa ola (2009-2011), aunque esencialmente descriptiva, realiz numeros simas aportaciones normativas de enorme inter s para conocer el grado de aceptaci n o de rechazo de las estructuras buen uso del espa ol es, ante todo, un libro de norma ling stica.

8 Est destina-do a la inmensa mayor a, a todos los hablantes que experimentan dudas e incerti-dumbres ortogr fi cas o gramaticales ante la lengua. Est pensado y organizado para que el acceso a la informaci n sea r pido, el tiempo de consulta sea breve y la explicaci n resulte intuitiva, clara y sufi ciente. Organiza el contenido en breves cap tulos de dos p ginas, dotados de cierta autonom a. Se utiliza un lenguaje sen-cillo y todas las explicaciones van acompa adas de numerosos ejemplos. En trama gris se destacan las observaciones y consejos de norma que pretenden advertir al lector de frecuentes peligros de incorrecci buen uso del espa ol se fundamenta en las descripciones formuladas por re-cientes publicaciones de la RAE y de ASALE, academias que lo avalan y lo acon-sejan.

9 Es una nueva muestra de su voluntad de acercarse a todos los hispanoha-blantes para promover un conocimiento m s detallado y consciente de la norma. Se halla en la l nea divulgativa que se adopta en las versiones b sica y escolar de las obras de referencia en doctrina acad mica: la Nueva gram tica de la lengua espa ola (2009-2011) y la Ortograf a de la lengua espa ola (2010). Esta obra ser el precedente de otras publicaciones cercanas, claras y amigables que, a trav s del papel o de la peque a pantalla, se hallen cerca del hablante para resolver sus du-das y mejorar su comprensi n y su expresi los juicios sobre la norma se asocian a imposiciones y preceptos, las academias adoptan siempre una actitud positiva.

10 Son conscientes de que promo-ver y educar es m s efectivo que prescribir y censurar. Dan a conocer a los hablan-tes las normas que ellos mismos han aprobado en plebiscito cotidiano, porque tienen la seguridad de que el buen uso del espa ol favorecer su desarrollo per-sonal y social, y de que ayudar a la lengua en la ascensi n hacia el esplendor que fi gura en su XVI26/11/13 12:1926/11/13 12:19


Related search queries