Example: dental hygienist

Antisépticos y desinfectantes: apuntando al uso racional ...

156 Cl nico de la Mutual de Seguridad (AD).Cl nica Los Coihues (ECH-AD).Hospital San Borja Arriar n (LD-MC).Cl nica Las Condes (BH).Hospital Cl nico Universidad de Chile (MJ-MC).Hospital Cl nico Universidad Cat lica Christus (MM-JT).Hospital del Trabajador ACHS (MQ).Hospital Guillermo Grant Benavente (GR).Los autores declaran no tener conflicto de inter financiamiento externo para el desarrollo de este : 10 de marzo de 2017 Correspondencia a: Alexis Diomedi Pacheco pticos y desinfectantes: apuntando al uso racional . Recomendaciones del Comit Consultivo de infecciones Asociadas a la Atenci n de Salud, Sociedad Chilena de Infectolog aAlexis Diomedi, Eliana Chac n, Luis Delpiano, Beatrice Herv , M. Irene Jemenao, Myriam Medel, Marcela Quintanilla, Gisela Riedel, Javier Tinoco y Marcela CifuentesAntiseptics and disinfectants: aiming at rational use.

Recomendaciones del Comité Consultivo de Infecciones Asociadas a la Atención de Salud, Sociedad Chilena de Infectología Alexis Diomedi, Eliana Chacón, Luis Delpiano, Beatrice Hervé, M. Irene Jemenao, Myriam Medel, Marcela Quintanilla, Gisela Riedel, Javier Tinoco y Marcela Cifuentes Antiseptics and disinfectants: aiming at rational use.

Tags:

  Infecciones

Information

Domain:

Source:

Link to this page:

Please notify us if you found a problem with this document:

Other abuse

Transcription of Antisépticos y desinfectantes: apuntando al uso racional ...

1 156 Cl nico de la Mutual de Seguridad (AD).Cl nica Los Coihues (ECH-AD).Hospital San Borja Arriar n (LD-MC).Cl nica Las Condes (BH).Hospital Cl nico Universidad de Chile (MJ-MC).Hospital Cl nico Universidad Cat lica Christus (MM-JT).Hospital del Trabajador ACHS (MQ).Hospital Guillermo Grant Benavente (GR).Los autores declaran no tener conflicto de inter financiamiento externo para el desarrollo de este : 10 de marzo de 2017 Correspondencia a: Alexis Diomedi Pacheco pticos y desinfectantes: apuntando al uso racional . Recomendaciones del Comit Consultivo de infecciones Asociadas a la Atenci n de Salud, Sociedad Chilena de Infectolog aAlexis Diomedi, Eliana Chac n, Luis Delpiano, Beatrice Herv , M. Irene Jemenao, Myriam Medel, Marcela Quintanilla, Gisela Riedel, Javier Tinoco y Marcela CifuentesAntiseptics and disinfectants: aiming at rational use.

2 Recommendations of the Advisory Committee on Healthcare Associated Infections. Sociedad Chilena de Infectolog aProper use of antiseptics and disinfectants, is an essential tool to prevent the spread of infectious agents and to control of healthcare-associated infections (HAI). Given the increasing importance of environmental aspects, as well as several advances and updates in the field of its proper use at local and international level, the SOCHINF HAI Advisory Committee considers that it is necessary to develop a guide for the rational use of antiseptics and disinfectants, which it will provide consistent scientific basis with that words: Antiseptics, disinfectants, clave: Antis pticos, desinfectantes, nLas infecciones asociadas a la atenci n de salud (IAAS) siguen siendo un problema trascendental de salud p blica y privada.

3 El incremento de pacientes con alta susceptibilidad a las infecciones , la aparici n de microorganismos resistentes a los antimicro-bianos, el aumento y la complejidad en las intervenciones realizadas y la realizaci n de multitud de procedimientos invasores, hacen muy dif cil su eliminaci n y reducci n a cero. El adecuado conocimiento de definiciones y normas de uso de antis pticos y desinfectantes, permite al profesional sanitario contar con una herramienta esencial para evitar la diseminaci n de agentes infecciosos, a la vez que pro-porciona las bases cient ficas para su utilizaci n paciente est expuesto a una gran y particular variedad de agentes microbianos durante su hospitaliza-ci n. El contacto entre el paciente y tales agentes, en s , no produce necesariamente una enfermedad cl nica, puesto que hay otros factores que influyen en la naturaleza y frecuencia de las infecciones nosocomiales, pero puede llevar a la colonizaci n y permitir la diseminaci n de estos pat genos con relevancia epidemiol gica en los centros de salud.

4 La infecci n por alguno de estos microorganismos puede ser transmitida por un objeto inanimado o por sustancias reci n contaminadas provenientes de otro foco humano de infecci n (infecci n cruzada). La utilizaci n de un m ximo nivel de higiene en toda labor asistencial es fundamental para reducir tanto la transmisi n cruzada de cualquier agente infeccioso, como cualquier IAAS provocada por el mismo1, la importancia progresiva de aspectos ambientales, los avances y actualizaciones en el mbito de uso correcto de antis pticos y desinfectantes, se hace nece-saria la estructuraci n de una gu a de utilizaci n racional de los mismos, siendo esto ltimo el objetivo asumido por el Comit Consultivo de infecciones Asociadas a la Atenci n de Salud de la Sociedad Chilena de Infectolog a para la confecci n de la siguiente gu ,2 Limpieza: es la eliminaci n por acci n mec nica, con o sin uso de detergentes, de la materia org nica y suciedad de superficies, objetos o ambiente.

5 El agente b sico para este proceso es el detergente. Desinfecci n: es la destrucci n de microorganismos en objetos inanimados, que asegura la eliminaci n de las formas vegetativa pero no la eliminaci n de esporas bacterianas. Desinfectante: agente qu mico utilizado en el proceso de desinfecci n de objetos, superficies y Chilena Infectol 2017; 34 (2): 157 Documento Antis ptico: agente qu mico utilizado en el control de microorganismos de la piel u otro tejido vivo, sin afectar sensiblemente a estos mismos. Esterilizaci n: es la eliminaci n completa de toda forma de vida microbiana que puede obtenerse a trav s del uso de m todos qu micos o f sicos. Microbiota residente: son los microorganismos presen-tes permanentemente en la piel cavidades y rganos huecos de la mayor a de las personas, los cuales, en general, no pueden ser erradicados en forma definitiva.

6 Microbiota transitoria: corresponde a microorganismos presente en algunas personas, que no se mantienen necesariamente en el tiempo, habitualmente bacterias pat genas u oportunistas del ambiente pticos de uso cl nicoAlcoholesLos alcoholes (et lico e isoprop lico) son compuestos org nicos del agua, usados hist ricamente en medicina como antis pticos de limpieza y desinfecci n de heridas3,4. Adem s de su actividad antimicrobiana, son un buen solvente de otros productos, como muchos antis pticos y desinfectantes, que potencian tal actividad5. Los alcoholes habitualmente usados son alcohol et lico o etanol y alcohol isoprop lico. Las concentraciones var an entre 70 y 96% para el primero y entre 70 y 100% para el segundo4,6. Aunque sus aplicaciones son id nticas, se suele usar habitualmente el etanol por ser el menos de acci nLos alcoholes act an destruyendo la membrana celular, por reducci n de su tensi n superficial, y desnaturalizando las prote nas4.

7 Su eficacia est basada en la presencia de agua, ya que as penetra mejor en las c lulas y bacterias permitiendo el da o a la membrana y r pida desnaturali-zaci n de las prote nas, con la consiguiente interferencia con el metabolismo y lisis celular6,7. Su acci n es r pida, incluso desde los 15 seg, principalmente en concen-traciones de 70% que permite su mejor penetraci n en el protoplasma bacteriano. Sus efectos biol gicos de da o microbiano son mayormente breves, pero pueden permanecen por varias de acci nLos alcoholes poseen una acci n r pida y de amplio espectro, actuando sobre bacterias gramnegativas y grampositivas, incluyendo micobacterias, hongos y virus (virus de hepatitis B y VIH), pero no son esporicidas. Este efecto es reversible6,8,9. Dado su nulo efecto esporicida, los alcoholes no se recomiendan para esterilizaci n, pero s son habitualmente usados para desinfecci n de superficies o antisepsis de la piel.

8 Bajas concentraciones pueden ser usadas como preservantes y para potenciar la actividad de otros biocidas6. En general, el alcohol isoprop lico es considerado m s efectivo como bactericida10, y el et lico m s potente como virucida11. Esto es dependiente de la concentraci n de ambos agentes activos. El etanol 70% destruye alrededor de 90% de las bacterias cut neas en dos minutos, siempre que la piel se mantenga en contacto con el alcohol sin secarlo. Los alcoholes se inactivan en presencia de materia org alcohol se utiliza muy frecuentemente para la desinfecci n o limpieza de la piel, limpieza antes de la aplicaci n de inyecciones o de un procedimiento quir r-gico menor, y resulta muy eficaz para este fin cuando a continuaci n se aplica un yod foro. Su aplicaci n est tambi n indicada en la desinfecci n de material no cr tico como term metros y fonendoscopios.

9 No debe usarse para desinfecci n del instrumental7,12-15. No se recomien-da usarlo sobre heridas pues produce fuerte irritaci n, precipita las prote nas y forma co gulos que favorecen el crecimiento bacteriano. Higiene de manosEl alcohol previene la transferencia de agentes bacte-rianos asociados a IAAS16-18. Ehrenkranz, demostr que la transferencia de bacilos gramnegativos de la piel de un paciente colonizado a un cat ter a trav s de las manos de enfermeras fue de s lo 17% despu s de un enjuague manual a base de alcohol versus 92% cuando la higiene de manos se realiz con agua y jab n16. Esto indica que cuando las manos del personal sanitarios est n muy contaminadas, la higiene de manos con base de alcohol puede prevenir m s eficazmente la transmisi n de agentes bacterianos que el lavado de manos con jab n y agua.

10 En la Tabla 1 se listan estudios que muestran la eficacia de los productos en base de alcohol para el lavado de manos est ndar o antisepsia del personal sanitarios versus el jab n o los jabones antimicrobianos19. Alcohol, higiene de manos y Clostridium difficileAun cuando est bien establecida la eficacia de solu-ciones alcoh licas para higiene de manos en comparaci n con el uso est ndar de agua y jab n (Tabla 1), actualmente, respecto del manejo de la enfermedad diarreica por C. difficile existen m ltiples recomendaciones de gu as cl nicas privilegiando el uso de agua y jab n por sobre las soluciones alcoh sustento racional de tales recomendaciones nace en la pobre actividad l tica de los alcoholes contra las esporas de C. difficile, que llevar a a temer que el reemplazo del lavado de manos est ndar por higiene en base a alcohol pudiese significar un aumento de las tasas de infecci n por C.


Related search queries