Example: stock market

CASO 26 INCUMPLIMIENTO DE CONTRATO …

CASO 26 INCUMPLIMIENTO DE CONTRATOI ndemnizaci n por Da os y PerjuiciosEn caso de da o emergente, la indemnizaci n civil tiene unafunci n resarcitoria o reparadora. Debe buscarse que el afectado recobrela situaci n que ten a antes del INCUMPLIMIENTO caso de lucro cesante, el monto indemnizatorio debedeterminarse tomando en consideraci n la situaci n que hubiese tenidoel afectado si es que la obligaci n se hubiera cumplido con arreglo a loque las partes determinar la magnitud del resarcimiento por da o moral debeapreciarse la conducta de la parte Judicial de LambayequeExpediente N. , quince de abrilde mil novecientos ; En Audiencia P blica; o dos los informes solicitados, porsus fundamentos pertinentes; y, CONSIDERANDO, PRIMERO: Que enlos contratos, no s lo subyace una fuerza vinculatoria entre las partesque los obliga a cumplirlos de acuerdo a sus propios t rminos, esto es,que todo CONTRATO est sujeto a un deber de observancia, sino queadem s de acuerdo al art culo mil trescientos sesentid s del C digoCivil stos deben negociarse, celebrarse y ejecutarse seg n las reglasde la buena fe y com n intenci n de las partes; SEGUNDO: Queconforme a

CASO 26 INCUMPLIMIENTO DE CONTRATO Indemnización por Daños y Perjuicios En caso de daño emergente, la indemnización civil …

Information

Domain:

Source:

Link to this page:

Please notify us if you found a problem with this document:

Other abuse

Transcription of CASO 26 INCUMPLIMIENTO DE CONTRATO …

1 CASO 26 INCUMPLIMIENTO DE CONTRATOI ndemnizaci n por Da os y PerjuiciosEn caso de da o emergente, la indemnizaci n civil tiene unafunci n resarcitoria o reparadora. Debe buscarse que el afectado recobrela situaci n que ten a antes del INCUMPLIMIENTO caso de lucro cesante, el monto indemnizatorio debedeterminarse tomando en consideraci n la situaci n que hubiese tenidoel afectado si es que la obligaci n se hubiera cumplido con arreglo a loque las partes determinar la magnitud del resarcimiento por da o moral debeapreciarse la conducta de la parte Judicial de LambayequeExpediente N. , quince de abrilde mil novecientos ; En Audiencia P blica; o dos los informes solicitados, porsus fundamentos pertinentes; y, CONSIDERANDO, PRIMERO: Que enlos contratos, no s lo subyace una fuerza vinculatoria entre las partesque los obliga a cumplirlos de acuerdo a sus propios t rminos, esto es,que todo CONTRATO est sujeto a un deber de observancia, sino queadem s de acuerdo al art culo mil trescientos sesentid s del C digoCivil stos deben negociarse, celebrarse y ejecutarse seg n las reglasde la buena fe y com n intenci n de las partes.

2 SEGUNDO: Queconforme al art culo mil doscientos veintinueve del acotado C digo laprueba del pago incumbe a qui n pretende haberlo efectuado y si bienes verdad no est en discusi n la existencia de la celebraci n del contratode molienda y beneficio de az car de fojas trece a diecis is,cuarentinueve a cincuentid s, sesenticinco a sesentiocho, sin embargola Empresa demandada no ha acreditado de modo alguno haber hecho121entrega de bolsas de az car que no sean los que se refieren las notasde entrega presentadas por el propio demandante obrante a fojasveintiuno a cuarenticinco, cincuentisiete a sesentiuno y del documentode fojas doscientos once y que forman parte de las liquidaciones defojas dieciocho, cincuenticuatro y setenta elaborados por la CooperativaPucal ; TERCERO: Que la parte demandada no puede invocar laineficacia del CONTRATO celebrado con don Salvador Aita Montero puestoque dicha facultad s lo le compete en todo caso al poderdante.

3 CUARTO:Que con el CONTRATO de fojas ciento diecinueve, as como las pericias defojas trescientos cincuentid s se ha acreditado que el demandantecelebr varios contratos de naturaleza comercial con el Banco de Cr ditopor la suma de quinientos noveintid s mil d lares americanos para eldesarrollo del cultivo de ca a y que al no haber sido cancelado, porconcepto de intereses compensatorios y moratorios esta asciende a lasuma de cuatrocientos dos mil doscientos setentinueve d laresamericanos con veintisiete centavos de d lar, deuda que no existir a sies que la Empresa demandada hubiera cumplido oportunamente conentregarle el az car y la melaza al demandante Edmundo Aita Muro;QUINTO: Que el art culo mil trescientos veintid s del C digo Civilcontiene un precepto novedoso con respecto al C digo derogado, quedispone que cuando el da o moral se hubiere irrogado tambi n essusceptible de resarcimiento, el mismo que no requiere de un contenidopatrimonial porque en algunos casos pueden producir una p rdidapecuniaria y en otros son morales estrictu sensu, cuando el da o serefiere a lo estrictamente espiritual; SEXTO: Que el da o moral debevalorarse en funci n de la gravedad objetiva del menoscabo causado yen el presente caso es indudable que el INCUMPLIMIENTO del contratotrajo consigo para el demandante una total insolvencia que ten a quegenerarle una grave aflicci n, preocupaci n y quebranto espiritual a l ya su familia.

4 S TIMO: Que, para determinar la magnitud del resarcimientopor ste concepto tiene que apreciarse la conducta dolosa de la partedemandada qui n sin justificaci n alguna se ha apropiado del az car yde la melaza que le pertenecen al demandante por un per odo que en laactualidad ya supera los tres a os, as como tambi n las condicionesde la vida que ha visto frustrada su posibilidad de continuar desarrollandosu actividad a la cual nicamente se dedica; OCTAVO: Que, con relaci nal da o emergente y al lucro cesante la indemnizaci n civil contractual122tiene una funci n resarcitoria o reparadora, que de lo que se trata esque el afectado con el INCUMPLIMIENTO recobre la situaci n que ten aantes del INCUMPLIMIENTO , as como tambi n se le indemnice por lo quehabr a percibido si es que la obligaci n se hubiera cumplido con arregloa lo que las partes convinieron.

5 NOVENO: Que si bien es verdad, lademanda comprende el pago de la suma de un mill n doscientos mild lares americanos por todo concepto, en dicho petitorio est ncomprendidos el da o emergente que est constituido por la melaza yel az car que la Empresa demandada debe hacer entrega, as comodel cargo de los intereses bancarios afectados por el Banco de Cr ditoy con relaci n al lucro cesante ste ha sido determinado periciaimentea fojas trescientos cuarentiocho a trescientos cincuentiuno sobre la basede la producci n de los fundos denominados La Juanita Dios ySuerte y Buena Suerte y que ha sido elaborado en las liquidacionesde fojas dieciocho, cincuenticuatro y setenta; D CIMO: Que la tachaformulada de fojas ciento ochenticinco a ciento ochentinueve no se refiereal aspecto formal, sino al valor probatorio de una pericia de parte y a lafalta de relaci n de un CONTRATO y de dos pagar s con los contratos demolienda celebrado por ambas partes, as como tambi n a la falta deeficacia del CONTRATO de fojas cuarentinueve a cincuentid s celebradopor don Salvador Aita Montero y que por los considerandos antesglosados carece de fundamento.

6 D CIMO PRIMERO: Que deldocumento de fojas doscientos once, corroborado con el dictamen defojas trescientos treintis is a trescientos cincuentiuno, as comoigualmente de las liquidaciones pre-citadas se tiene que el demandantetiene un saldo a favor de once bolsas de az car en el Fundo Juanita ,tres cuatrocientos ochenticuatro del Fundo Dios y Suerte y seis milseiscientos seis del otro Fundo denominado Buena Suerte que hacenun total de diez mil ciento un bolsas de az car que es el montopeticionado en la demanda de fojas ciento cuarentinueve a cientosesentitr s por ste concepto; D CIMO SEGUNDO: Que en la parteresolutiva de la sentencia apelada existe un error material en el n merode toneladas de melaza al considerar cuatrocientos setenticinco milquinientos ochentid s toneladas de dicho producto, siendo lo exactocuatrocientos setenticinco toneladas con quinientos ochentid s la sentencia de fojas cuatrocientos sesentinueve acuatrocientos setentisiete, su fecha veintisiete de agosto de mil123novecientos noventiocho que declara FUNDADA en parte la demandainterpuesta por Edmundo Aita Muro y ORDENA que la EmpresaAgroindustrial Pucal entregue diez mil ciento un bolsas de az caro su equivalente al precio del mercado, pague la suma de dos millonesdoscientos veintis is mil trescientos treinticuatro nuevos soles concincuentisiete c ntimos.

7 Por concepto de da os y perjuicios; laREVOCARON en cuanto declara infundada la demanda sobre da omoral, REFORM NDOLA la declararon FUNDADA y FIJARON dichoconcepto en la suma de cien mil nuevos soles, REVOCARON igualmentela propia resoluci n en cuanto fija en cuatrocientos setenticinco milquinientos ochentid s las toneladas de melaza, REFORM NDOLAORDENARON que la Cooperativa Pucal entregue al demandante lacantidad de cuatrocientos setenticinco toneladas de melaza a su preciode venta; con lo dem s que contiene; y los C.,AGUILAR C.,CARRILLO 27 CONTRATOSO bligatoriedadLos contratos son obligatorios en cuanto se haya expresado enellos: se presume que dicha declaraci n responde a la voluntad com nde las partes. Quien niegue esa coincidencia debe probarla. Este principioes aplicable a n cuando se trate de contratos suscritos con el Judicial de San Mart nProc.

8 Ejecutivo N. 97-0060-220901-JC01-SC-01 San Mart n Moyobamba, veintis is de junio demil novecientos dado cuenta; vista la causa; producida la votaci n; y,CONSIDERANDO: adem s: que en principio, conforme al art culotrescientos sesentiuno del C digo Civil, los contratos son obligatoriosen cuanto se haya expresado en ellos y se presume que la declaraci nexpresada responde a la voluntad com n de las partes y qui n niegueesa coincidencia debe probarla; debiendo el juzgador, cuando el casolo exige, hacer la interpretaci n del acto jur dico tal como lo se alan elart culo ciento sesentiocho y siguientes de dicho C digo; que, en steorden de an lisis, tanto de la convocatoria a Concurso P blico de Preciosn mero uno-noventicinco que obra a fojas dos, cuanto de la Resoluci nde Directorio n mero catorce-noventicinco-EMAPA-SM-PD, sobreotorgamiento de buena pro, de fojas cuatro; de la Resoluci n de GerenciaGeneral n mero trece-noventis is-EMAPA-SM-GG de fojas siete; de laResoluci n de Directorio n mero cuarenticinco-noventis is-EMAPA-SM-PD de fojas once.

9 De la Resoluci n de Gerencia General n merocincuentid s-noventis is-EMAPA-SM-GG de fojas diecis is, est perfectamente establecido que la obra Obras Generales para el Sistemade Agua Potable de la Localidad de Picota a que se refieren tales125documentos fueron convocadas y concertadas por la Empresa Municipalde Servicio de Agua Potable y Alcantarillado San Mart n SociedadAn nima y la sociedad demandante, como beneficiaria de la buena pro;y que tal obra se har a con el financiamiento de la Unidad T cnicaEspecializada del FONAVI como as se desprende adem s de laResoluci n de Directorio n mero cero cero uno-noventis is-EMAPA-SM-PD de fojas trece y el acta de recepci n de obra mencionada; que, enconsecuencia, estando acreditada la existencia de la obligaci n por partede EMAPA SAN MARTIN SOCIEDAD AN NIMA y la mora incurrida, lasentencia apelada se ci e a ley.

10 Por stas consideraciones:CONFIRMARON la SENTENCIA contenida en la resoluci n n meroocho, del siete de mayo del a o en curso, inserta a fojas ciento ochentaque declara infundada la contradicci n planteada a fojas ciento once; yfundada la demanda ordenando adelantar la ejecuci n hasta que lasociedad demandada abone a la demandante la suma de trescientossetentinueve mil quinientos veinticuatro nuevos soles treintid s c ntimos;con lo dem s que declara; y los devolvieron; en los seguidos por donAugusto V squez Tello, representante de la Empresa A y A V squezContratistas Generales Sociedad An nima contra EMAPA San Mart nSociedad An nima, sobre pago de nuevos soles. Vocal Ponente: se orIsla R.,ISLA V.,CRUZADO 28 CONTRATO DE COMPRA VENTA - DERECHO DERETRACTOEl art culo 1599 del C digo Civil, que establece quienes sontitulares del derecho de retracto, no admite una interpretaci n extensiva,debido a la naturaleza excepcional de dicho conformidad a lo dispuesto en el art culo 1597 del C digoCivil, si la persona que goza del derecho de retracto conoce de latransferencia por un medio distinto de los indicados en el art culo 1596 ,el plazo de treinta d as para ejercer dicho derecho empieza a computarsea partir de la fecha de tal Judicial de N.


Related search queries