Example: air traffic controller

DOCTRINA 2 SOCIO O ACCIONISTA. - Gob

DOCTRINA 2. "DISOLUCI N" DE LAS "COMPA AS IRREGULARES" POR RETIRO DE UN. SOCIO O accionista . Base legal: LCom: Art. 29. En las compa as de capital dividido en participaciones o acciones, se considera que un SOCIO se separa de la compa a en formaci n cuando retira su aporte. El simple traspaso de los certificados provisionales no implica separaci n del SOCIO , sino una mera variaci n del titular del derecho que no modifica el r gimen jur dico de la Compa a. El art culo 29 de la Ley de Compa as, integra la Secci n de disposiciones generales, y es, consecuentemente, aplicable a toda especie de compa as. Tal art culo establece el derecho del SOCIO a separarse, en cualquier momento, de una "compa a irregular", es decir, de una sociedad en formaci n en la que no se hubieren llenado oportunamente las respectivas formalidades legales. Para este efecto, en el caso de las compa as limitadas y an nimas, debe entenderse que un SOCIO se separa de la compa a, cuando retira sus aportaciones, y no cuando es sustituido por el cesionario de los certificados provisionales respectivos.

de la escritura pertinente (con lo cual, desde la vigencia de aquella norma, quedó superada la ficción legal que en su época mantenía el Código de Comercio con aquello de "las entregas hechas en la CAJA de la compañía" por cuenta de las acciones suscritas: antiguo artículo 305 del Código de Comercio). Pero este

Tags:

  Socio, Socio o accionista, Accionista

Information

Domain:

Source:

Link to this page:

Please notify us if you found a problem with this document:

Other abuse

Transcription of DOCTRINA 2 SOCIO O ACCIONISTA. - Gob

1 DOCTRINA 2. "DISOLUCI N" DE LAS "COMPA AS IRREGULARES" POR RETIRO DE UN. SOCIO O accionista . Base legal: LCom: Art. 29. En las compa as de capital dividido en participaciones o acciones, se considera que un SOCIO se separa de la compa a en formaci n cuando retira su aporte. El simple traspaso de los certificados provisionales no implica separaci n del SOCIO , sino una mera variaci n del titular del derecho que no modifica el r gimen jur dico de la Compa a. El art culo 29 de la Ley de Compa as, integra la Secci n de disposiciones generales, y es, consecuentemente, aplicable a toda especie de compa as. Tal art culo establece el derecho del SOCIO a separarse, en cualquier momento, de una "compa a irregular", es decir, de una sociedad en formaci n en la que no se hubieren llenado oportunamente las respectivas formalidades legales. Para este efecto, en el caso de las compa as limitadas y an nimas, debe entenderse que un SOCIO se separa de la compa a, cuando retira sus aportaciones, y no cuando es sustituido por el cesionario de los certificados provisionales respectivos.

2 El elemento fundamental del que depende la subsistencia de la compa a, es el capital dividido en acciones o participaciones, cuya titularidad puede variar, sin afectar a su integridad. Por consiguiente, s lo el retiro de aportes (durante el proceso de formaci n y bajo el respectivo presupuesto legal) puede estimarse como separaci n del SOCIO , porque esta circunstancia determina la disminuci n del capital social y afecta, l gicamente, a lo preceptuado por otros art culos de la Ley. En cambio, el traspaso de certificados provisionales de futuras "participaciones" o "acciones" no afecta al capital social, e implica s lo el cambio de una o m s personas, pero no, propiamente, el retiro de un SOCIO . Mientras exista un titular del derecho derivado de estos t tulos no puede admitirse que haya propiamente una separaci n del SOCIO . DOCTRINA 3. CONSTANCIA DE LAS ENTREGAS EN NUMERARIO EN LOS AUMENTOS DE. CAPITAL: NO SE REQUIEREN NI EL DEP SITO BANCARIO NI EL.

3 CERTIFICADO QUE SE EXIGEN EN LA CONSTITUCI N. Base legal: LCom: Arts. 22; 104; 159; 447. En la constituci n la Compa a a n no tiene personalidad jur dica y por ello se requiere el respectivo dep sito en una instituci n bancaria y el correspondiente "certificado de integraci n del capital" en los casos de aporte en numerario. En los aumentos de capital la compa a ya existe y puede recibir las entregas de dinero y depositarlas en sus propias cuentas. De conformidad con el art culo 33 de la Ley de Compa as el aumento de capital es una reforma del contrato social que debe sujetarse a las solemnidades establecidas por la Ley para la fundaci n de la compa a, seg n su especie. Por su parte el art culo 159 (actual 147) de la Ley de Compa as, bajo la sanci n de NULIDAD contenida en el art culo 171 (actual 159) de la misma, se ala como presupuesto para la constituci n de la sociedad, en el caso de aportaciones dinerarias, el dep sito en una instituci n bancaria de la parte pagada del capital social, bajo una cuenta especial que t cnicamente a n no pertenece a la compa a en formaci n por carecer sta de personalidad jur dica, as como la protocolizaci n del certificado respectivo junto con la escritura de constituci n, como prueba de tal dep sito o como formalidad habilitante para el otorgamiento de la escritura pertinente (con lo cual, desde la vigencia de aquella norma, qued.)

4 Superada la ficci n legal que en su poca manten a el C digo de Comercio con aquello de "las entregas hechas en la CAJA de la compa a" por cuenta de las acciones suscritas: antiguo art culo 305 del C digo de Comercio). Pero este presupuesto y aquella prueba o formalidad habilitante no son precisamente "solemnidades sustanciales" o "formalidades ad solemnitatem" aunque su omisi n acarree la nulidad aludida en el art culo 171 (actual 159), como tampoco lo es el requisito del n mero m nimo de cinco accionistas que prev el mismo art culo 159 (actual 147). Igual cosa puede decirse con respecto al art culo 104 (actual 103) de la Ley de Compa as relativo a las sociedades de responsabilidad limitada. Hecha tal aclaraci n y no obstante ella, al armonizar en sus esp ritus estas prescripciones legales, se llega a la conclusi n de que el mencionado presupuesto de los art culos 104 (actual 103) y 159 (actual 147) debe cumplirse tambi n en el caso de aumento de capital, pero de una manera distinta.

5 Ese presupuesto de los art culos 104 (actual 103) y 159 (actual 147) mira a la necesidad de que el pago, por lo menos en parte, sea real. Y esa necesidad tambi n se produce, obviamente, con el aumento de capital, es decir, con esa "operaci n real por medio de la cual se traen capitales nuevos y forasteros al c rculo de la vida de la sociedad", como se lo define en la jurisprudencia extranjera. Por todo ello, en la pr ctica, no ser necesario, por cierto, que el dep sito de la parte pagada del capital suscrito para el aumento se haga en una cuenta bancaria especial, ajena a la compa a, desde el momento que la sociedad ya constituida tiene personalidad jur dica y plena aptitud legal para recibir, por lo que en los casos de aumentos de capital con aportes dinerarios queda satisfecho el cumplimiento de aquel presupuesto con la correspondiente declaraci n y la consiguiente constancia de que las entregas en numerario ya fueron realizadas, por lo menos en los m nimos legales.

6 Basta, pues, en tales casos, que el o los representantes legales que otorguen la escritura del aumento declaren ya efectuados los aportes en numerario, para que luego pueda la Superintendencia de Compa as, por la v a de la inspecci n, verificar la correcta integraci n de ese aumento en la contabilidad de la compa a. DOCTRINA 6. SEG N LA LEY DE COMPA AS UNA SOCIEDAD EXTRANJERA DE. RESPONSABILIDAD LIMITADA BIEN PUEDE SER SOCIA DE UNA COMPA A. DE RESPONSABILIDAD LIMITADA NACIONAL. Base legal: LCom: Art. 101. En nuestra legislaci n, la regla general es la capacidad de los extranjeros para formar parte de sociedades mercantiles. No obstante, es preciso anotar que hay una tendencia general en el mundo en el sentido de establecer restricciones a la intervenci n de los extranjeros (ver DOCTRINA 86). De otro lado, la corriente general, en las legislaciones, es aceptar que las personas jur dicas puedan ser socios de las compa as de responsabilidad limitada.

7 Siguiendo este criterio, nuestro legislador consagr , con algunas excepciones, el principio enunciado, en el art culo 101 (actual 100) de la Ley de Compa as, cuyo texto dice: "Art. (actual 100).- Las personas jur dicas, con excepci n de los bancos, compa as de seguros, capitalizaci n y ahorro y de las compa as an nimas extranjeras, pueden ser socios de las compa as de responsabilidad limitada, en cuyo caso se har constar, en la n mina de los socios, la denominaci n o raz n social de la persona jur dica asociada". Es tan clara y terminante la disposici n transcrita, que no cabe pensar en una aplicaci n extensiva; la prohibici n para ser SOCIO de una compa a de responsabilidad limitada se refiere s lo a las entidades y compa as mencionadas en la Ley, entre las cuales no se encuentran las de responsabilidad limitada. Todo ello, claro est , sin perjuicio de las disposiciones legales especiales relativas al r gimen o tratamiento ecuatoriano a las "inversiones extranjeras" (ver DOCTRINA 86).

8 DOCTRINA 7. INSCRIPCI N DE LA LISTA DE SOCIOS DE LA COMPA A DE. RESPONSABILIDAD LIMITADA EN EL REGISTRO MERCANTIL. Base legal: LCom: Arts. 20 Lit. b; 115; 133. Actualmente no es imprescindible la inscripci n anual de la lista de socios que seg n el art culo 133 (actual 131) debe hacerse en el Registro Mercantil. El art culo 133 (actual 131) de la Ley de Compa as textualmente impone a los administradores de una compa a de responsabilidad limitada la obligaci n de inscribir en el mes de enero de cada a o, en el Registro Mercantil del Cant n, la lista completa de los socios, con expresi n de nombres, apellidos, domicilios y montos de los aportes. Y, alternativamente, si no ha habido alteraci n de un a o a otro en estos datos, una declaraci n en tal sentido. Consecuentemente, habiendo empezado a regir la Ley en marzo de 1964, el alcance del mencionado art culo se ha de entender en su sentido m s obvio y natural, esto es, que en enero del pr ximo a o (1965) deb a cumplirse, por quien corresponda, con tal obligaci n.

9 No obstante, aquella situaci n ha variado radicalmente desde entonces hasta ahora, porque en esa poca no exist a la obligaci n que ahora impone el literal b) del art culo 20. de la Ley de Compa as a las sociedades de responsabilidad limitada, de enviar anualmente a la Superintendencia de Compa as la n mina de sus socios (ya que entonces este tipo de sociedad no estaba sujeto al control y vigilancia de esta Instituci n), y, especialmente, porque en aquella poca no exist a tampoco el requisito de la anotaci n de toda escritura de cesi n de participaciones en una compa a de responsabilidad limitada (hecha naturalmente con posterioridad a su fundaci n) al margen de la inscripci n en el correspondiente Registro Mercantil de su escritura de constituci n. Ambas innovaciones superaron e hicieron ocioso el registro anual que a n dispone textualmente el art culo 133 (actual 131), sin que ello signifique que por eso ya no se pueda realizar tal inscripci n anual por parte del administrador que la quiera hacer de todos modos.

10 DOCTRINA 9. COEXISTENCIA DE LAS SOCIEDADES AN NIMAS CIVILES Y LAS. SOCIEDADES AN NIMAS MERCANTILES Y SUJECI N DE AMBAS A UN. MISMO SISTEMA LEGAL. Base legal: LCom: Art. 2; 155//CC: Art. 1995. Consecuencias de orden legal acarreadas por la reforma del art culo 155 (actual 143) de la Ley de Compa as: si subsisten las compa as an nimas civiles y si stas y las de comercio son o no sociedades "mercantiles". El art culo 155 (actual 143) de la Ley, antes de la reforma, dec a: "La compa a an nima es una sociedad mercantil cuyo capital, dividido en acciones negociables, est formado por la aportaci n de los accionistas, que responden nicamente por el monto de sus acciones". De conformidad con el art culo 8 del Decreto Supremo 766 del 8 de marzo de 1965, publicado en el Registro Oficial 485 del 23 de abril de ese a o, el art culo 134 (actual 155) (actual 143) de la Ley tiene el siguiente texto: "La compa a an nima es una sociedad cuyo capital, dividido en acciones negociables, est.


Related search queries