Example: barber

EN TORNO A LA AXIOLOGÍA Y LOS VALORES - …

Marzo 2010. EN TORNO A LA AXIOLOG A Y LOS VALORES . MSc. Jes s Armando Mart nez G mez*. Universidad Jos Mart P rez de Sancti Sp ritus, Cuba. Para citar este art culo puede utilizar el siguiente formato: Mart nez G mez, : En TORNO a la axiolog a y los VALORES , en Contribuciones a las Ciencias Sociales, marzo 2010. RESUMEN: En el trabajo se analiza en s ntesis la evoluci n del pensamiento axiol gico a partir de la antig edad cl sica, para desde l definir sus dos conceptos m s importantes: valor y valoraci n, deslindando su contenido en s de una de su manifestaci n espec fica en los VALORES morales, y significando el aporte dado por exponentes fundamentales de este pensamiento con el objeto de ayudar a interpretarlos y contribuir a su definici n, para facilitar su comprensi n mediante el esclarecimiento de sus significados, que son los que en ltima instancia dan las claves para poder desentra ar el universo simb lico que en ellos se funda. PALABRAS CLAVES: Axiolog a, VALORES , estimaci n, valoraci n.

La axiología, como reflexión filosófica acerca de los valores –no sólo morales-, se desarrolló sobre todo en el siglo XX. Desde entonces han estado a la orden del día las definiciones de “valor” y

Tags:

  Valores, Morale, Los valores

Information

Domain:

Source:

Link to this page:

Please notify us if you found a problem with this document:

Other abuse

Transcription of EN TORNO A LA AXIOLOGÍA Y LOS VALORES - …

1 Marzo 2010. EN TORNO A LA AXIOLOG A Y LOS VALORES . MSc. Jes s Armando Mart nez G mez*. Universidad Jos Mart P rez de Sancti Sp ritus, Cuba. Para citar este art culo puede utilizar el siguiente formato: Mart nez G mez, : En TORNO a la axiolog a y los VALORES , en Contribuciones a las Ciencias Sociales, marzo 2010. RESUMEN: En el trabajo se analiza en s ntesis la evoluci n del pensamiento axiol gico a partir de la antig edad cl sica, para desde l definir sus dos conceptos m s importantes: valor y valoraci n, deslindando su contenido en s de una de su manifestaci n espec fica en los VALORES morales, y significando el aporte dado por exponentes fundamentales de este pensamiento con el objeto de ayudar a interpretarlos y contribuir a su definici n, para facilitar su comprensi n mediante el esclarecimiento de sus significados, que son los que en ltima instancia dan las claves para poder desentra ar el universo simb lico que en ellos se funda. PALABRAS CLAVES: Axiolog a, VALORES , estimaci n, valoraci n.

2 El an lisis filos fico de los VALORES es vital para poder tomar conciencia de la llamada crisis de los VALORES y de los incontables problemas que acompa an a las decisiones humanas en condiciones l mites en las que no todo lo que se puede hacer se debe hacer. A pesar de los innumerables logros de la raz n y del humanismo, la mayor a de las sociedades se siguen plegando al poder y no al deber, y esto es altamente preocupante. Por ello incursionaremos brevemente en la axiolog a para, desde ella, poder iluminar el horizonte de nuestras valoraciones. La palabra axiolog a (del griego axia-valor, y logos-estudio) es de origen reciente, pues su introducci n se produce a principios del siglo XX1. No obstante, ya los antiguos griegos dedicaban una parte de la reflexi n filos fica a los llamados problemas de valor, trat ndolos dentro de la llamada filosof a pr ctica o conciencia pr ctica . Ellos, como casi siempre ocurre, comenzaron por constatar intuitivamente la existencia de los VALORES , y s lo despu s se ocuparon de su an lisis filos fico.

3 En la vida real el hombre aprende primero a estimar y a desestimar, a evaluar y a devaluar, en fin, a valorar, antes de tomar conciencia plena de qu es en s el valor o determinado tipo de valor, e indagar acerca del camino de su conocimiento o aprehensi n espiritual y exposici n te rica. De la misma manera procedieron los griegos, con la especificidad de que la moral fue el objeto por excelencia de sus meditaciones axiol gicas. En la incipiente sociedad esclavista griega, el poder estaba en manos de la aristocracia. Era una sociedad basada sobre todo en la agricultura y la ganader a, y en una esclavitud m s bien patriarcal en la que comenzaban a gestarse los primeros oficios. Por tanto, estamos en presencia de una econom a natural en la que los aristoi literalmente mejor gente - fomentaban VALORES exclusivistas que se concretizaban en el concepto de aret . Para los antiguos griegos, la aret signific excelencia o virtud humana superior, propia de los aristoi o nobles, y no de cualquier otro ciudadano2; y la consideraban integrada por: el plutos ( xito material), el olbo (riqueza y felicidad), la euthymia (paz y serenidad del esp ritu), el kal n (la hermosura f sica y moral), el cleos (la gloria), y la doxa (opini n p blica favorable)3.

4 Pero los VALORES que encarnaba la Aret no se pod an adquirir a trav s de la observaci n de determinada conducta. La Aret era algo exclusivo del Arist crata, y ste lo era por herencia. Quiere esto decir, que la Aret era tan hereditaria como la condici n nobiliaria. Por tanto, era algo que no se ganaba ni se obten a mediante la pr ctica de un cat logo de virtudes; se recib a por herencia y esa herencia estaba vinculada a la condici n nobiliaria que encarnaban los propietarios terratenientes esclavistas. Pero este estado de cosas comenz a cambiar una vez que una nueva clase esclavista, la de los comerciantes, empez a regir la vida econ mica y pol tica. El comercio es una actividad que s lo puede tener lugar cuando hay ciertos m nimos de igualdad y de libertad entre las partes, y en las condiciones descritas esto era muy poco posible o probable; por eso se impuso el cambio del orden de cosas, y las monarqu as esclavistas comenzaron a ser sustituidas, no sin incansables luchas, por formas de gobierno democr ticas.

5 Desde entonces los asuntos p blicos empezaron a resolverse en asambleas populares, y el gora devino recinto por excelencia para tomar las grandes decisiones. En semejante forma de organizaci n social, el discurso y la conducta de los oradores llegaron a ser en muchas ocasiones pr cticamente determinantes a la hora de decidir un litigio. Las anteriores transformaciones condicionaron que la filosof a griega cambiara el objeto de reflexi n, que anteriormente era la naturaleza, por el hombre y su vida en la polis. En este contexto el tema de las virtudes o VALORES morales y pol ticos devino fundamental. Ya en los Sofistas (siglo V ) y en S crates (470-399 ) encontramos valoraciones interesantes en materia axiol gica, y Plat n (428- 347 ) en sus Di logos nos muestra amenas reflexiones de gran trascendencia estimativa. La tica Nicom quea de Arist teles (384-322 ) es tal vez la obra axiol gica de mayor envergadura del mundo antiguo. En ella el estagirita no s lo reflexiona acerca de la compleja esencia de la virtud, sino que tambi n ofrece interesantes consejos y sugerencias para ayudar a la soluci n de los conflictos de valor.

6 Pero los griegos no llegaron a establecer una disciplina espec fica para el estudio de los VALORES , y su reflexi n se dirigi sobre todo al an lisis de un tipo espec fico de valor: el moral; y la raz n de lo anterior puede estar dada por el hecho de que para ellos el bien y los VALORES vinieron a ser pr cticamente lo mismo. Otro tanto ocurri en la edad media, donde las virtudes morales y teologales siguieron siendo parte central de la reflexi n axiol gica. Los modernos no pudieron superar tampoco esta forma de pensamiento. Enmamuel Kant (1724-1804) a n identifica los VALORES y el bien moral, del cual excluye lo placentero y lo bello, y Jeremy Bentham (1748-1832) y John Stuart Mill (1806- 1873) los reducen a lo til, que para ellos viene a ser la maximizaci n del placer o m xima felicidad para el mayor n mero y, por tanto, el bien definido a trav s de una f rmula cuasi-aritm tica. La axiolog a, como reflexi n filos fica acerca de los VALORES no s lo morales-, se desarroll sobre todo en el siglo XX.

7 Desde entonces han estado a la orden del d a las definiciones de valor y valoraci n . Uno de los fundamentales exponentes de la l nea axiol gica en la filosof a fue Wilhelm Windelband (1848-1915). Windelband atribuye a la filosof a la tarea de buscar los principios que garantizan la solidez del conocimiento, que para l no son otros que los VALORES . Seg n Windelband, la filosof a no tiene por objeto juicios de hecho, sino juicios valorativos de la clase: esta cosa es verdad , esta cosa es buena y esta cosa es bella . Considera que la validez de los VALORES es normativa, mientras que la de las leyes naturales se sustenta en hechos -es emp rica- y, por tanto, en la imposibilidad de ser de otra manera; de ah que entienda que nos encontremos ante dos tipos diferentes de realidades: una ontol gica (del ser), propia del mundo de la ciencia, y otra deontol gico (del deber ser), inherente a los VALORES . Su conclusi n es que los hechos se aprenden, pero los VALORES se aprueban o se desaprueban.

8 En la primera mitad del siglo XX se insisti mucho en la diferenciaci n entre hechos y VALORES . Los hechos son neutrales desde el punto de vista axiol gico, pues no son ni buenos ni malos. Un m dico puede curarnos, pero no es quien podr determinar si vale la pena vivir o no, pues la ciencia nunca nos dir que es lo que debemos hacer. Max Scheller (1875-1928) llev las precisiones hasta el punto de diferenciar el bien y el valor. El critic a Kant por no haber logrado hacer esto y se al que los bienes son cosas que poseen valor, mientras que los VALORES son esencias en sentido husserliano, es decir, son aquellas cualidades gracias a las cuales las cosas se convierten en bienes. As , por ejemplo, una m quina es un bien, y el valor es su utilidad; una pintura es un bien causado por el valor de la belleza, de la misma manera que una ley es un bien gracias al valor de la justicia. De esta forma, los bienes son hechos, mientras que los VALORES son esencias. Scheller piensa que el hombre vive rodeado de VALORES , y que stos, en tanto esencias, no pueden ser objeto de an lisis te rico, sino de intuici n sentimental o emocional.

9 Mediante la intuici n sentimental el hombre es capaz de captar tanto los VALORES como la jerarqu a existente entre ellos, que son a su vez encarnados por una persona o modelo (tipos). Para ilustrar mejor sus ideas, nos propone el siguiente modelo de jerarquizaci n axiol gica4: Tipos de VALORES Persona o modelo 1. VALORES sensibles (alegr a-pena; placer-dolor) --------- Vividor. 2. VALORES de la civilizaci n ( til - perjudicial) ------------- T cnico. 3. VALORES vitales (noble vulgar) ---------------------------- H roe. 4. VALORES culturales o espirituales --------------------------- Genio. a) est ticos (bello - feo) ------------------------------------- Artista. b) tico jur dicos (justo - injusto) ------------------------Legislador. c) Especulativos (verdadero falso) -----------------------Sabio. 5. VALORES religiosos (sagrado profano) -------------------- Santo. Esta jerarqu a le es dada al hombre a trav s de la intuici n emocional. La concepci n de Scheller es un tanto irracionalista por cuanto niega que los VALORES puedan ser captados por la raz n, aunque reconoce que el car cter objetivo de estos resulta evidente a la intuici n emocional.

10 Su propuesta jer rquica es muy r gida: los VALORES sensibles son considerados siempre inferiores a los religiosos, de manera absoluta5. A diferencia de Scheller, Jos Ortega y Gasset (1883-1955) no cree que los VALORES puedan percibirse. Seg n el fil sofo espa ol, los VALORES son cualidades de tipo irreal 6, por eso no pueden ser directamente perceptivos. Se perciben los objetos, pero no los VALORES . As , por ejemplo, en un cuadro el lienzo, la l nea, los colores, la forma, etc., son los elementos reales que pueden percibirse, en cambio la belleza, la armon a y la gracia, que son elementos irreales, no se pueden percibir porque son VALORES . En tanto que cualidades de tipo irreal, seg n l, los VALORES s lo se pueden estimar. El estimar es a los VALORES lo que el ver a los colores y el o r a los sonidos 7, nos dice Ortega. Y agrega: Estas dos experiencias la sensible y la estimativa- avanzan independientemente una de otra ( ) La facultad estimativa que nos hace ver los VALORES - es, pues, completamente independiente de la perspicacia sensible o intelectual 8.


Related search queries