Example: tourism industry

GUÍA DE ACOMPAÑAMIENTO PASTORAL - …

SUBCOMISI N DE VIHCOMISI N NACIONAL DE SALUDC onferencia Episcopal de GuatemalaGU A DEACOMPA AMIENTO PASTORALE spiritual y Humano SUBCOMISI N DE VIHCOMISI N NACIONAL DE SALUDC onferencia Episcopal de Guatemala PRESENTACI NSUBCOMISI N DE VIHCOMISI N NACIONAL DE SALUDCONFERENCIA EPISCOPAL DE GUATEMALAKm. 15, Calzada Roosevelt 4-54, zona 3 Mixco, Ciudad de GuatemalaTels.: 24331831 al 32 Direcci n electr Diciembre de 2011 El esp ritu del Samaritano debe impulsar el quehacer de la Iglesia; como madre amorosa debe acercarse a los enfermos, a los d biles, a los heridos, a todos los que se encuentran tirados en el camino para acogerlos, cuidarlos, curarlos, infundirles fortaleza y esperanza .(Disc pulos y Misioneros en el Mundo de la salud No. 57. CELAM)El dolor y la enfermedad son dos realidades que todo ser humano experimenta en alg n momento de su vida.

ÍNDICE Presentación Introducción Índice Salud ¿Qué es la salud? Pastoral de la Salud Definición Dimensión solidaria Dimensión comunitaria Dimensión político …

Tags:

  Salud, Pastoral, La salud, Pastoral de la salud

Information

Domain:

Source:

Link to this page:

Please notify us if you found a problem with this document:

Other abuse

Transcription of GUÍA DE ACOMPAÑAMIENTO PASTORAL - …

1 SUBCOMISI N DE VIHCOMISI N NACIONAL DE SALUDC onferencia Episcopal de GuatemalaGU A DEACOMPA AMIENTO PASTORALE spiritual y Humano SUBCOMISI N DE VIHCOMISI N NACIONAL DE SALUDC onferencia Episcopal de Guatemala PRESENTACI NSUBCOMISI N DE VIHCOMISI N NACIONAL DE SALUDCONFERENCIA EPISCOPAL DE GUATEMALAKm. 15, Calzada Roosevelt 4-54, zona 3 Mixco, Ciudad de GuatemalaTels.: 24331831 al 32 Direcci n electr Diciembre de 2011 El esp ritu del Samaritano debe impulsar el quehacer de la Iglesia; como madre amorosa debe acercarse a los enfermos, a los d biles, a los heridos, a todos los que se encuentran tirados en el camino para acogerlos, cuidarlos, curarlos, infundirles fortaleza y esperanza .(Disc pulos y Misioneros en el Mundo de la salud No. 57. CELAM)El dolor y la enfermedad son dos realidades que todo ser humano experimenta en alg n momento de su vida.

2 Sin embargo, a la luz de la muerte y resurrecci n del Se or, estas dos realidades cobran deber de la iglesia Cat lica velar porque sus hijos e hijas que sufren quebrantos de salud reciban el acompa amiento PASTORAL que necesitan, tanto en el mbito espiritual como en el humano, porque es entonces cuando m s anhelan sentir el apoyo de sus hermanos y agentes de PASTORAL de la salud est n llamados ser los Buenos Samaritanos de la actualidad, irradiando a la persona de Jesucristo y brindando ese valioso acompa amiento PASTORAL que necesita la persona enferma, estando junto a ella y velando por todas sus necesidades. La presente gu a, elaborada por la Subcomisi n de VIH, de la Comisi n Nacional de salud de la Conferencia Episcopal de Guatemala, fue dise ada con el objetivo de guiar a los agentes de PASTORAL que visitan a las personas afectadas por la infecci n por VIH; sin embargo, con la finalidad de respetar la confidencialidad y de no herir susceptibilidades, en el contenido se hace referencia: a las personas enfermas o a las personas que sufren.

3 Evitando as generar m s actitudes de estigma y discriminaci importante que los agentes de PASTORAL de la salud est n preparados al realizar las visitas y acompa ar a las personas enfermas. La presente gu a ofrece algunos criterios para realizar una visita PASTORAL adecuada y brindar el acompa amiento que toda persona enferma necesita tanto en su hogar como en el a todos nuestros hermanos y hermanas agentes de PASTORAL de la salud para que se sirvan de este material en beneficio de quienes reciben el ministerio que prestan en las parroquias, hogares y hospitales, y lo promuevan para la formaci n de quienes tienen tan importante misi n de servir a las personas en el mundo de la salud . +Monse or Gabriel Pe atePresidente de la Comisi n Nacional de Saludy de la Subcomisi n de VIHC onferencia Episcopal de Guatemala INTRODUCCI NINTRODUCCI N Si cada hombre es hermano nuestro, con mayor raz n el d bil, el que sufre y el necesitado de cuidados deben estar en el centro de nuestra atenci n, para que ninguno de ellos se sienta olvidado o marginado (Benedicto XVI)Durante su vida terrenal Jes s recorri diferentes lugares anunciando la Buena Nueva y curando enfermos.

4 Daba un trato amoroso y acogedor a los ni os, las viudas, los enfermos, los pecadores, y a quienes eran marginados por la sociedad. La iglesia Cat lica existe para dar continuidad a la obra de Jes s. l la constituy como su cuerpo para prolongar su presencia en medio de nosotros. En el seno de la Iglesia, l sigue haci ndose presente por medio de la Eucarist a y de cada hombre y mujer que lo sigue con sincero coraz n; en cada obispo, en cada sacerdote, en cada religiosa, en cada laico, Jes s sigue haci ndose presente en todo momento y en todo lugar. Actualmente los cristianos continuamos la misi n de Jes s siendo sus manos, sus pies, su boca y su coraz n, irradiando su presencia y reflejando su rostro ante las personas a quienes n observamos con preocupaci n que la epidemia de VIH ha dejado al descubierto muchas necesidades humanas que necesitan una respuesta pronta, por ello la Conferencia Episcopal de Guatemala, cre la Subcomisi n de VIH que nace de la Comisi n Nacional de salud , con el prop sito de unirse a los esfuerzos nacionales para responder a las necesidades de las personas que viven con esta misi n, las figuras del Buen Samaritano y el Buen Pastor son el sustento b blico-teol gico que nos impulsa a trabajar en cada una de las Arquidi cesis, Di cesis.

5 Vicariatos Apost licos, Prelaturas y Organizaciones basadas en la Fe, para fortalecer las capacidades y desarrollar nuestra labor PASTORAL acompa ando a las personas con VIH y sus parte de las acciones de la Subcomisi n de VIH, se ha desarrollado esta Gu a de Acompa amiento PASTORAL : Espiritual y Humano, con el prop sito de fortalecer las capacidades de los agentes de PASTORAL en la atenci n de las personas enfermas y/o que sufren. Esperamos que encuentren en ella una herramienta til que les permita identificarse plenamente con las figuras del Buen Samaritano y del Buen Pastor, que comprendan la misi n del acompa amiento PASTORAL y que fortalezcan sus habilidades y competencias para brindar a la persona que sufre el apoyo espiritual y humano que , esperamos que esta gu a nos ayude a todos y todas a descubrir y a poner en pr ctica nuestra capacidad de ser los Buenos Samaritanos de nuestra poca y que con un coraz n abierto y misericordioso nos conmovamos ante el dolor humano y nos movamos a la accion para acompa ar a quien sufre.

6 NDICEP resentaci nIntroducci n ndiceSalud Qu es la salud ? PASTORAL de la salud Definici n Dimensi n solidaria Dimensi n comunitaria Dimensi n pol tico institucionalAgentes de PASTORAL de salud Qui nes son agentes de PASTORAL de salud ? Aspectos cristol gicos y eclesiol gicos de la misi n del agente de PASTORAL Funciones del agente de PASTORAL de saludAcompa amiento PASTORAL : espiritual y humano Acompa amiento PASTORAL : espiritual y humano El Buen Samaritano El Buen PastorEstructura de una visita PASTORAL Motivaci n de la visita Contacto inicial Desarrollo de la conversaci n Conclusi n del di logoAcompa amiento en el duelo Factores que determinan la reacci n ante una p rdida Etapas del duelo Acompa amiento en el duelo- El duelo anticipado- El velatorio- Las exequias o funerales- La visita DomiciliarEsquemas de Oraciones Esquemas de oraci n No.

7 1 - 10 Oraci n por un ni o o ni a Oraci n por una mujer embarazada Oraci n por una persona convaleciente Oraci n por los ancianos Oraci n por una persona que va a ser operada Oraci n por una persona herida o golpeada Oraci n por un enfermo graveBibliograf aNotas NDICE 57 9 9 5 5 5 5 salud Qu es la salud ? Es la afirmaci n de la salud es afirmaci n de la vida y como tal tiene que ver con la subjetividad, la espiritualidad, la convivencia, la cultura del reconocimiento de lo diferente, de la alegr a y de la fiesta. Es tambi n la convivencia respetuosa con la naturaleza: la vivencia de la relaci n con la tierra como madre de la vida y como casa y medio ambiente de todos los seres1. Es el proceso arm nico de capacita al ser humano para cumplir la misi n que Dios le ha destinado.

8 De acuerdo a la etapa y condici n en que se encuentre2. Bienestar = bien-ser F sico Ps quico Social EspiritualSalud no solo es la ausencia de la enfermedad. Es una experiencia biogr abarca distintas dimensiones de la persona humana y est en estrecha relaci n con: La vivencia de la corporeidad De su lugar en el mundo Los valores sobre los cuales construye su existencia3 Es armon a entre: Cuerpo, esp ritu y mente Persona y ambiente Personalidad y responsabilidad4 Es un derecho fundamental. Que los Estados deben garantizar y al cual toda persona debe tener acceso sin privilegios ni exclusiones5. Es una condici n esencial para el desarrollo personal y plantea varias exigencias, entre ellas:SALUD1. CONCEJO EPISCOPAL LATINOAMERICANO. Disc pulos Misioneros en el Mundo de la salud .

9 Gu a para la PASTORAL de la salud en Am rica Latina y El Caribe. Bogot : CELAM. 2010. Numeral 6, p. Ibid., Numeral 8, pp. Ibid., Numeral 8, p. Ibid., Numeral 8, p. Ibid., Numeral 7, p. 11. SALUDEsta concepci n din mica y socio ecol gica de la salud permite entender no s lo las causas f sicas, mentales y espirituales de la enfermedad sino tambi n las causas sociales y desde esta perspectiva, aportar elementos para un di logo y una concertaci n entre la sociedad y la Iglesia para mejorar la situaci n de salud de los pa ses de Am rica Latina y El Caribe. Adem s, permite a la PASTORAL de la salud tener un marco referencial para el desarrollo de sus acciones y planes de trabajo8. 1. Asegurar la articulaci n con: Alimentaci n Educaci n Trabajo Remuneraci n Promoci n de la mujer, del ni o, de la ecolog a y el medio ambiente62.

10 Asumir las acciones de promoci n y defensa de la vida y de la salud . No s lo en funci n de las necesidades inmediatas de las personas, de las colectividades y de las relaciones interpersonales, sino tambi n en funci n de la construcci n de pol ticas p blicas y proyectos de desarrollo nacional, local y parroquial, en un marco de equidad, solidaridad, justicia, democracia, calidad de vida y participaci n Ibid., Numeral 9, p. Ibid., Numeral 9, pp. Ibid., Numeral 10, p. DE LA SALUDLa persona sufriente es motivo de preocupaci n y solicitud en la acci n misionera de la Iglesia. El sufrimiento y el dolor afectan a la persona no solo en su aspecto f sico sino que repercuten en la integridad y en su entorno familiar y p rdida de la salud genera una crisis social, econ mica y de seguridad que afecta a la persona humana en las diferentes dimensiones y que impacta negativamente en el desarrollo humano integral de la persona.


Related search queries