Example: tourism industry

Métodos para medir la biodiversidad

M&T Manuales y Tesis SEA, vol. 1. Primera Edici n: 2001. T tulo del volumen: M todos para medir la biodiversidad Claudia E. Moreno ISSN (colecci n): 1576 9526. ISBN (volumen): 84 922495 2 8. Dep sito Legal: Z 2655 2000. Edita: CYTED. Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnolog a para el Desarrollo. ORCYT - UNESCO. Oficina Regional de Ciencia y Tecnolog a para Am rica Latina y el Caribe, UNESCO. Sociedad Entomol gica Aragonesa (SEA). Avda. Radio Juventud, 37. 50012 Zaragoza (Espa a). Director de la colecci n: Antonio Melic Imprime: GORFI, Men ndez Pelayo, 4. 50009 Zaragoza (Espa a). Portada, dise o y maqueta: A. Melic Forma sugerida de citaci n de la obra: Moreno, C. E. 2001. M todos para medir la biodiversidad . M&T Manuales y Tesis SEA, vol. 1. Zaragoza, 84 pp. Claudia E. Moreno (por la obra). CYTED, ORCYT/UNESCO & SEA (por la presente edici n). Queda prohibida la reproducci n total o parcial del presente volumen, o de cualquiera de sus partes, por cualquier medio, sin el previo y expreso consentimiento por escrito de la autora y los editores.

El término biodiversidad se acuñó a finales de los 80 y significa diversidad o variedad biológica. La diversidad biológica actual es el resultado de un complejo e irrepetible proceso evolutivo que trasciende el marco de estudio general de la Ecología. Esa es la diferencia

Tags:

  Biodiversidad

Information

Domain:

Source:

Link to this page:

Please notify us if you found a problem with this document:

Other abuse

Transcription of Métodos para medir la biodiversidad

1 M&T Manuales y Tesis SEA, vol. 1. Primera Edici n: 2001. T tulo del volumen: M todos para medir la biodiversidad Claudia E. Moreno ISSN (colecci n): 1576 9526. ISBN (volumen): 84 922495 2 8. Dep sito Legal: Z 2655 2000. Edita: CYTED. Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnolog a para el Desarrollo. ORCYT - UNESCO. Oficina Regional de Ciencia y Tecnolog a para Am rica Latina y el Caribe, UNESCO. Sociedad Entomol gica Aragonesa (SEA). Avda. Radio Juventud, 37. 50012 Zaragoza (Espa a). Director de la colecci n: Antonio Melic Imprime: GORFI, Men ndez Pelayo, 4. 50009 Zaragoza (Espa a). Portada, dise o y maqueta: A. Melic Forma sugerida de citaci n de la obra: Moreno, C. E. 2001. M todos para medir la biodiversidad . M&T Manuales y Tesis SEA, vol. 1. Zaragoza, 84 pp. Claudia E. Moreno (por la obra). CYTED, ORCYT/UNESCO & SEA (por la presente edici n). Queda prohibida la reproducci n total o parcial del presente volumen, o de cualquiera de sus partes, por cualquier medio, sin el previo y expreso consentimiento por escrito de la autora y los editores.

2 M todos para medir la biodiversidad Claudia E. Moreno M todos para medir la biodiversidad Claudia E. Moreno Centro de Investigaciones Biol gicas, Universidad Aut noma del Estado de Hidalgo, Ap a rtado Po s t a l 6 9 Pla z a J u re z , Pachuca, Hidalgo, 42001, M X I C O. Correo electr nico: M & T SEA. La Sociedad Entomol gica Aragonesa (SEA) edita actualmente seis publicaciones con car cter peri dico o irregular, cada una de las cuales pretende cubrir un determinado espectro de intereses y necesidades relacionados con la Entomolog a en castellano (o, ahora que nos autoriza el Diccionario de la Lengua, en espa ol'). Zapateri asume el papel cl sico de revista cient fica de car cter anual tradicional en todo tipo de asociaciones e instituciones cient ficas. El Bolet n de la SEA, ajeno a f rmulas, usos y protocolos importados, es un eficaz veh culo de comunicaci n, difusi n y divulgaci n de informaci n entomol gica de todo tipo y, por lo que se ve, muy bien valorado por el colectivo hispanohablante, especialmente en sus vol menes monogr ficos y versi n electr nica.

3 El Catalogus en la entomofauna aragonesa constituye nuestra nica concesi n a lo local, recopilando a pesar de las dudas que en su d a rodearon al proyecto en el seno de la propia SEA un inventario exhaustivo de la diversidad entomol gica de Arag n. Monograf as SEA, nuestra cuarta cabecera, consiste en trabajos monogr ficos extensos de car cter cient ficos y mbito restringido a la pen nsula Ib rica. Monograf as Tercer Milenio o M3M es un proyecto reciente (2000), a trav s del cual se pretenden editar monograf as seleccionadas de alcance internacional. Por ltimo, tambi n en el 2000, se han editado los primeros dos vol menes de la Revista Ib rica de Aracnolog a a cargo del grupo de trabajo GIA, especializado en Arachnida. Ahora, con este volumen, presentamos la colecci n M&T SEA y es l cito preguntar: Para qu . una nueva publicaci n? El d ficit de publicaciones cient ficas y, especialmente, entomol gicas, en nuestro idioma es preocupante.

4 Resulta extra o que en los albores del tercer milenio, cuando la tecnolog a est . ofreciendo soluciones para todo' y se acepta al menos, en parte la necesidad de que los cient ficos conecten con la sociedad civil, las instituciones y estados hispanohablantes est n jugando un parad jico e inexplicable papel de guardianes de la exclusividad de la Ciencia en idiomas for neos. Sin duda, actualmente el idioma cient fico' m s extendido es el ingl s. OK, No problem. Pero: es necesario llevar las cosas tan lejos como satanizar a las revistas en espa ol? Es que 350 millones de personas deben de renunciar a su leg timo derecho de expresarse, comunciar y aprender en la propia lengua? Es que la ciencia no es cultura? Pero ste no es nuestro nico d ficit. La ciencia especializada no encuentra caminos para llegar a la sociedad con facilidad a pesar de que, de nuevo, estos son los tiempos de la comunciaci n global'.

5 Quiz s es que debemos aprender a divulgar, actitud que posiblemente fue mucho m s practicada en el siglo XIX que en el XXI (al menos en sus comienzos). La carrera por la excelencia' tiene un coste de oportunidad en t rminos de p rdida neta de posibilidades de divulgaci n. De nuevo, por desgracia, nuestros gestores est n lejos de ser sensibles ante este problema. El precio, como ocurre con el propio coste de oportunidad' de la mism sima biodiversidad , lo pagar n las pr ximas generaciones. Estos conflictos a los que podemos tildar de cl sicos forman parte del pensamiento y filosof a editorial de la SEA. De ah nuestra inquietud por ofrecer, junto a las producciones cient ficas especializadas, fundamentales pero b sicamente inaccesibles, otras de variopinta naturaleza que permitan la difusi n de informaci n sint tica y accesible sobre t picos especializados. Desde que asum las responsabilidades editoriales de la Sociedad, se han publicado varios centenares de art culos y trabajos de car cter cient fico, en muchas ocasiones en otros idiomas, pero al tiempo, se han publicado tambi n varios centenares de trabajos de s ntesis, recopilatorios, divulgativos, de aprendizaje y formaci n, de debate y, en definitiva, asequibles para un estudiante, un investigador no especializado en el tema o incluso aficionados sin formaci n de alto nivel.

6 La respuesta no se ha hecho esperar, porque realmente no existen especialistas en Entomolog a'. Nuestra disciplina es tan vasta que resultar a una aberraci n natural semejante capacidad de entendimiento y s ntesis. Esta l nea de actuaci n es la que justifica la decisi n de abrir una nueva serie de monograf as. M & T es o ser , cuando sumenos un nuevo guarismo y podamos hablar al menos en un modesto plural una serie de trabajos de contenido y tem tica diversa, abierta a todo tipo de planteamientos disciplinares y metodol gicos, con dos objetivos muy claros recogidos en su propio t tulo: M de manuales, es decir, de herramientas y recursos que permitan profundizar de forma rigurosa, pero razonablemente accesible, en temas, ideas y m todos aplicables en nuestra disciplina ( aunque sean propios de otras!). Nunca hemos sido partidarios de fijar fronteras, sino m s bien de transgredirlas.

7 Para eso est n en realidad. La T responde a la inicial de Tesis', una fuente de informaci n til y, sin embargo, poco utilizada, que con demasiada frecuencia queda dispersa y ajena a los circuitos de informaci n. En un tiempo en que la informaci n biol gica de car cter b sico' est aumentando su valor como elemento necesario en la toma de decisiones de car cter conservacionista, una parte significativa de este esfuerzo duerme el sue o de los justos y no encuentra salida. Cierto es que, en ocasiones, tal vez sea preferible; pero sin duda, no lo es siempre, pues un buen n mero de trabajos de investigaci n son lo suficientemente importantes como para que su publicaci n no dependa de los impredecibles vaivenes profesionales de sus autores. El Manual de m todos para medir la biodiversidad es un buen ejemplo para ilustrar una parte de nuestros objetivos (los de la M'). Se trata de un obra breve en la que se recopila un conjunto de herramientas b sicas dispersas en m ltiples referencias bibliogr ficas.

8 Una suerte de Gu a Taxon mica de m todos' que probablemente resultar insuficiente al especialista en la materia, pero que permitir una soluci n r pida y f cil a cuantos se encuentren ante la necesidad de realizar estimaciones o mediciones de la biodiversidad . La obra, como las gu as'. en cuesti n, m s que soluciones definitivas ofrece una panor mica, un cat logo de herramientas a ponderar y entre las cuales elegir. He ah su utilidad y, como transfondo, un ejemplo de las intenciones de estos manuales. Como valor a adido, es preciso comentar que no podemos comparar con otras obras similares en espa ol, pues no existen y, por tanto, modestamente, nos congratula ayudar a reducir algunos de esos d ficits hist ricos a que antes nos alud amos. Como especie biol gica, terminamos dejando constancia de nuestra intenci n de supervivencia, esto es, de continuidad. En estos momentos, tres trabajos se encuentran en diferente fase de revisi n o en pre-edici n e ir n viendo la luz en fechas pr ximas.

9 O eso esperamos. Antonio Melic Director de publicaciones SEA. Sociedad Entomol gica Aragonesa 5. PR LOGO. Cualquier estrategia de protecci n del medio natural debe asegurar la salvaguardia de la biodiversidad . El conjunto de los seres vivos que habita un pa s constituye un patrimonio insustituible porque cada especie, e incluso cada poblaci n, alberga en su genoma la informaci n de millones de a os de adaptaciones evolutivas. Los beneficios actuales que la funci n de estas especies nos proporcionan son relativamente desconocidos, as como lo son las insospechadas potencialidades futuras de esta colosal fuente de informaci n. Ahora sabemos que poblaciones y especies enteras est n desapareciendo debido a la perturbaci n ejercida sobre el medio por las actividades humanas y ese es quiz s el mayor reto ambiental al que ha de enfrentarse la humanidad durante los pr ximos a os.

10 Ante el riesgo evidente de p rdida de diversidad biol gica que las actividades humanas est n produciendo, el prop sito esencial de las reservas naturales ha de ser la protecci n de la biodiversidad . Sin embargo, tanto para decidir donde debemos situar nuestras reservas como para vigilar su estado de salud, es necesario que poseamos herramientas fiables capaces de medir su variaci n en el espacio y en el tiempo. Esta obra describe, sin animo de ser exhaustiva, algunos de los principales ndices utilizados para la medici n de diversos atributos relacionados con la diversidad biol gica. El lector interesado que desee profundizar en esta materia puede consultar los excelentes textos de Magurran (1988), Colwell y Coddington (1994) o Legendre y Legendre (1998), para bucear all en la abundante literatura sobre el tema, descifrar la enmara ada red de ndices propuestos, examinar los estudios que comparan su fiabilidad y elegir, no sin cierta subjetividad en ocasiones, el que considere m s apropiado para sus intereses.


Related search queries