Example: stock market

METÁFORAS DE LA LINGÜÍSTICA - maraserrano.com

Explicar, identificar, persuadir, confrontar: qu hacen las met foras en el discurso de la ling stica M nica Musci Universidad Nacional de la Patagonia Austral De lo concreto a lo abstracto: las met foras en Ciencia El discurso cient fico utiliza met foras como una herramienta fundamental en la comunicaci n de la ciencia. Es importante se alar que la expresi n comunicaci n de la ciencia no responde a una concepci n tradicional que supone que los cient ficos hacen ciencia' y eventualmente la comunican, sino a la idea de que la ciencia es una actividad esencialmente comunicativa.

LA LENGUA ES UN OBJETO (DICCIONARIO, MEDIO, ESPEJO) LA LENGUA ES UN ARTEFACTO O MECANISMO (12) Cada partícipe lleva en sí un ejemplar de un diccionario que coincide con los ejemplares de los otros partícipes (Comparación de …

Information

Domain:

Source:

Link to this page:

Please notify us if you found a problem with this document:

Other abuse

Transcription of METÁFORAS DE LA LINGÜÍSTICA - maraserrano.com

1 Explicar, identificar, persuadir, confrontar: qu hacen las met foras en el discurso de la ling stica M nica Musci Universidad Nacional de la Patagonia Austral De lo concreto a lo abstracto: las met foras en Ciencia El discurso cient fico utiliza met foras como una herramienta fundamental en la comunicaci n de la ciencia. Es importante se alar que la expresi n comunicaci n de la ciencia no responde a una concepci n tradicional que supone que los cient ficos hacen ciencia' y eventualmente la comunican, sino a la idea de que la ciencia es una actividad esencialmente comunicativa.

2 Es una afirmaci n aceptada ampliamente hoy entre muchos investigadores que la ciencia no s lo utiliza met foras ocasionalmente y de manera marginal, sino que se constituye a trav s de procedimientos metaf ricos que son la regla y no la excepci n (Palma, 2004). Las met foras cient ficas detectan, inventan, construyen o fantasean sobre alguna analog a entre mbitos diferentes. No son solamente otro modo de decir lo mismo. Aportan conocimiento, tienen un plus de significado, dicen algo m s acerca del mundo. Para Lakoff y Johnson, en su obra ya cl sica sobre las met foras en la vida cotidiana (1980), stas son modos de comprensi n del mundo.

3 El uso de una u otra met fora para aprehender intelectualmente conceptos abstractos es una herramienta conceptual, pero a la vez constituye una especie de trampa. La proyecci n de un concepto que proviene de un dominio conceptual sobre un campo diferente provoca una especie de ceguera para con los aspectos que no son iluminados en la proyecci n. Es decir, hay una especie de restricci n que el uso de la met fora (o la imagen, la comparaci n, la analog a) impone sobre la comprensi n de un fen meno (recordemos que estos autores se ubican en un paradigma que reconoce su ra z en la versi n moderada de la hip tesis Sapir-Worff, el relativismo ling stico).

4 Desde un paradigma opuesto, Steven Pinker (2007) discute esta concepci n. Seg n l, el uso de las met foras en ciencia demuestra que stas son una forma de adaptar el lenguaje a la realidad, no al rev s, y que puede captar las verdaderas leyes del mundo y no limitarse a proyectar c modas im genes sobre l ( ). Sin posibilidad de discutir aqu las derivaciones de ambas posturas, me interesa subrayar que desde posiciones totalmente enfrentadas en lo que respecta a la concepci n del lenguaje, ambos reconocen a las met foras una importancia fundamental en el discurso de las ciencias.

5 La intenci n es, entonces, destacar el valor de las met foras, su importancia en los contextos de descubrimiento y comunicaci n y evaluar sus pretensiones epist micas, es decir, indagar qu estatus les asigna el mismo discurso de la ciencia: son s lo herramientas de b squeda, recursos ilustrativos, o reclaman para s un valor de verdad? La cuesti n ser a: son analog as en el sentido aristot lico? designan conceptos nuevos para nombrar los cuales necesitamos recurrir a etiquetas conocidas, por lo que vienen a llenar un vac o l xico?

6 O son verdaderas descripciones cient ficas? En el corpus elegido encontraremos casos de estos tres tipos. Por otro lado, en algunos casos el uso de met foras aparece ligado a un objetivo ret rico en el marco de discusiones, discrepancias y rupturas dentro del discurso de la Ling stica. La lectura de los textos evidencia que se convierten en instrumentos de persuasi n e, incluso, en verdaderos espacios de discusi n cuando se retoman met foras ya elaboradas para precisarlas, ampliarlas, corregirlas y en ocasiones refutarlas para poner otras en su lugar.

7 En estos casos se trata casi siempre de propuestas de nuevos puntos de vista, aperturas de nuevas l neas de investigaci n e incluso intentos de ruptura con paradigmas tradicionales. As , las met foras revelan su capacidad para desempe ar un rol fundamental en la argumentaci n cient fica. A continuaci n, realizar un relevamiento del uso de algunas met foras en el discurso de la Ling stica, centr ndome en aquellas orientadas a la definici n, precisi n, delimitaci n y caracterizaci n del objeto de estudio Lengua y sus modos de abordaje.

8 Met foras de la lengua Met foras que explican, ilustran, describen, representan Estas son las met foras que los lectores identificamos m s r pidamente como tales, ya que en general responden a la necesidad del investigador de estructurar un concepto o serie de conceptos en t rminos de otro m s conocido o accesible. En un texto fundador, el Curso de Ling stica General de Ferdinand de Saussure encontramos varias met foras muy potentes que responden a esta necesidad. Recordemos que el Curso es exactamente eso: un curso, un libro que fue escrito a partir de los apuntes que los alumnos tomaban en las clases.

9 La situaci n de asimetr a de interlocutores se percibe claramente en algunas zonas del texto que despliegan explicaciones, ejemplos y analog as en funci n de hacer m s claros y accesibles los conceptos expuestos. (1) Pero de entre todas las comparaciones que se podr an imaginar, la m s demostrativa es la que se hace entre el juego de la lengua y una partida de ajedrez. En ambos juegos estamos en presencia de un sistema de valores y asistimos a sus modificaciones. Una partida de ajedrez es como una realizaci n artificial de lo que la lengua nos presenta de forma natural.

10 (Curso, 113). (Subrayados y cursivas m os). El discurso mantiene una distancia entre el objeto del que se ocupa (la lengua) y el objeto externo con que se lo compara (el ajedrez). Incluso en alg n punto se ala expl citamente sus diferencias: el ajedrez es realizaci n artificial, la lengua natural. Los dos campos o dominios se mantienen separados aunque el dise o del campo fuente se proyecta sobre el campo meta otorg ndole una forma especial, cierta inteligibilidad de la que carec a o transformando su estructura a partir de una nueva luz1.


Related search queries