Example: tourism industry

Pérdida del Derecho a Amortizar Pérdidas Fiscales - EY

Lic. Nohemy Velasco Arroyo Servicios Jur dicos Integrales P rdida del Derecho a Amortizar P rdidas FiscalesLa Ley del Impuesto sobre la Renta otorga a los contribuyentes el Derecho de poder disminuir de sus utilidades, las p rdidas Fiscales generadas en los diez ejercicios anteriores, sin embargo, el ejercicio de este Derecho est sujeto a una condici n efecto, el art culo 61 del ordenamiento legal citado establece que, cuando el contribuyente no disminuya en un ejercicio la p rdida fiscal de ejercicios anteriores, pudiendo haberlo hecho, perder el Derecho a hacerlo en los ejercicios posteriores y hasta por la cantidad en la que pudo haberlo condicionante se alada puede interpretarse de dos formas: a. La parte de la p rdida que no disminuy el contribuyente pudiendo haberlo hecho, ya no podr ser amortizada ni en ejercicios posteriores ni en el ejercicio en que pudo disminuirse, hasta por la cantidad en que pudo ser aplicada.

Lic. Nohemy Velasco Arroyo Servicios Jurídicos Integrales nohemy.velasco@mx.ey.com Pérdida del Derecho a Amortizar Pérdidas Fiscales La Ley del Impuesto sobre la Renta otorga a los contribuyentes el

Information

Domain:

Source:

Link to this page:

Please notify us if you found a problem with this document:

Other abuse

Transcription of Pérdida del Derecho a Amortizar Pérdidas Fiscales - EY

1 Lic. Nohemy Velasco Arroyo Servicios Jur dicos Integrales P rdida del Derecho a Amortizar P rdidas FiscalesLa Ley del Impuesto sobre la Renta otorga a los contribuyentes el Derecho de poder disminuir de sus utilidades, las p rdidas Fiscales generadas en los diez ejercicios anteriores, sin embargo, el ejercicio de este Derecho est sujeto a una condici n efecto, el art culo 61 del ordenamiento legal citado establece que, cuando el contribuyente no disminuya en un ejercicio la p rdida fiscal de ejercicios anteriores, pudiendo haberlo hecho, perder el Derecho a hacerlo en los ejercicios posteriores y hasta por la cantidad en la que pudo haberlo condicionante se alada puede interpretarse de dos formas: a. La parte de la p rdida que no disminuy el contribuyente pudiendo haberlo hecho, ya no podr ser amortizada ni en ejercicios posteriores ni en el ejercicio en que pudo disminuirse, hasta por la cantidad en que pudo ser aplicada.

2 B. Si la p rdida no se amortiz en alg n ejercicio habiendo determinado utilidad fiscal, sta se podr Amortizar posteriormente mediante una declaraci n complementaria, pero afectando necesariamente el ejercicio en que se gener dicha utilidad y no ejercicios posteriores. Sobre el tema nuestros Tribunales han dictado criterios en ambos quienes sostienen que lo establecido en el art culo 61 en an lisis, debe entenderse en el sentido de que si un contribuyente no ejerce el Derecho a disminuir su p rdida fiscal en alguno de los ejercicios en que ese precepto lo permite, pierde el Derecho de hacerlo respecto de la parte que pudo haber disminuido, sin que pueda ejercer ese Derecho con posterioridad, ni a n a trav s de una declaraci n complementaria afectando el ejercicio en que lo pudo haber hecho, pues el art culo 32 del C digo Fiscal de la Federaci n en vigor, que contempla el Derecho a presentar ese tipo de declaraciones, no puede ir m s all de lo que establece la Ley de la materia.

3 Por otro lado, est n quienes consideran que lo regulado en este dispositivo consiste en que, cuando el contribuyente no disminuya en un ejercicio la p rdida fiscal de ejercicios anteriores, pudiendo haberlo hecho, pierde el Derecho de hacerlo contra la utilidad fiscal de ejercicios posteriores, hasta por la cantidad en que pudo haberlo que por tanto, si un contribuyente disminuye de la utilidad fiscal que le correspond a las p rdidas sufridas en ejercicios anteriores mediante declaraci n complementaria, no contraviene lo dispuesto por el art culo 61 citado, pues el mismo no se ala que la disminuci n deba hacerse forzosamente en la declaraci n normal y se pierda el Derecho para hacerlo mediante una declaraci n complementaria, toda vez que la declaraci n complementaria, precisamente tiene por objeto el subsanar errores u omisiones en que se hubiese incurrido al presentar la declaraci n normal.

4 Ahora bien con base en lo anterior, se considera que hay elementos razonables para sustentar en caso de un litigio, que la interpretaci n correcta es esta ltima, ya que aplicando estrictamente la condici n temporal prevista en el art culo 61 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, se concluye que dicho dispositivo no prev que posteriormente no sea posible disminuir la p rdida en el ejercicio en el que pudo haberse efectuado, sino que la limitaci n contemplada consiste en que la p rdida que no fue amortizada en el ejercicio en que pudo haberse efectuado, sea disminuida de la utilidad fiscal de ejercicios posteriores; esto, con el objeto de no le darle efectos futuros y acumulativos a las p rdidas Fiscales no utilizadas respecto de ejercicios posteriores.

5 Lo que no significa que no quede expedito el Derecho del contribuyente para disminuir la p rdida fiscal hasta por el monto de la utilidad fiscal correspondiente al ejercicio en que pudo haber hecho la amortizaci n. En efecto, el que la Ley de la materia establezca que se perder el Derecho de disminuir en ejercicios posteriores la p rdida que se pudo haber amortizado en un determinado ejercicio, no significa que con posterioridad no puedas Amortizar dicha p rdida en el ejercicio que le correspond a mediante una declaraci n hecho, la amortizaci n de p rdidas sufridas en ejercicios anteriores siempre se hace a trav s de una declaraci n que se presenta con posterioridad al ejercicio en el que se presentes son comentarios de car cter general.

6 No recomendamos tomar medidas basadas en esta informaci n sin la debida asesor a profesional previa. Se requiere de un an lisis del caso en particular pues, existen distintas variantes que, aunque muy probablemente no modificar an la conclusi n expuesta, tambi n nos permitir an establecer otro enfoque. Este bolet n ha sido preparado cuidadosamente por los profesionales de Ernst & Young, contiene comentarios de car cter general sobre la aplicaci n de las normas Fiscales , sin que en ning n momento, deba considerarse como asesor a profesional sobre el caso concreto. Por tal motivo, no se recomienda tomar medidas basadas en dicha informaci n sin que exista la debida asesor a profesional previa. Asimismo, aunque procuramos brindarle informaci n veraz y oportuna, no garantizamos que la contenida en este documento sea vigente y correcta al momento en que se reciba o consulte, o que continuar siendo v lida en el futuro; por lo que Ernst & Young no se responsabiliza de eventuales errores o inexactitudes que este documento pudiera contener.

7 Derechos reservados en tr mite.


Related search queries